Buscar

Om, el camino directo hacia uno mismo

Actualizado: 11 de mar de 2018

El sabio Patañjali, en los Yoga Sutra, describió la sílaba Om como un atajo hacia la autorrealización. La clave es la intención, recitarlo con sinceridad y dedicación.


Todo es vibración, energía. Todo. Esta vibración es sonido y Om es el sonido primordial, la vibración misma del cosmos, la sílaba sagrada que representa la consciencia pura y universal que conecta todas las cosas, fuente creativa de la que surge todo lo manifestado e inmanifestado.


También llamado Pranava, "antes de cualquier sonido", el mantra Om es el corazón del yoga y de los antiguos textos védicos. El sabio Patañjali, en los Yoga Sutra, lo define como el camino directo hacia uno mismo, capaz de eliminar los obstáculos que normalmente bloquean el proceso hacia la autorrealización (pereza, aburrimiento, dudas, anhelos, etc.). Para ello es fundamental la intención, recitarlo con sinceridad y dedicación, siendo conscientes de su vibración y significado profundo.


Es una práctica que, bien realizada, nos conduce progresivamente hacia adentro, atravesando los distintos niveles de consciencia hasta llegar a un estado de omnisciencia, entendido como el conocimiento de todas las cosas reales y posibles, nuestra sabiduría innata.


Om, los estados de conciencia y el ciclo de la Creación


Om consta de cuatro aspectos: A - U - M - Silencio.


- A es la curva inferior del símbolo y representa el estado despierto, el consciente, así como la fuerza creadora de Brahma. Es el nivel más burdo de la realidad. El sonido se emite desde la parte delantera de la boca.


- U es la curva media del símbolo y representa el estado dormido, el inconsciente, y el acto de preservación encarnado en el dios Vishnu. Es el nivel sutil de la realidad. El sonido surge del centro de la boca.


- M es la curva superior del símbolo y representa el estado de sueño profundo, el subconsciente, además del acto de disolución asociado a Shiva. Es el nivel causal de la realidad. Es el sonido más importante, que surge desde la parte de atrás de la boca, ya que estimula la energía vital y la mueve hacia la cabeza para la expansión de la conciencia.


- El silencio es el punto del símbolo y representa el estado transcendental, la consciencia absoluta, donde se funden los otros tres estados anteriores. El arco sobre el que se sostiene el punto simboliza el velo de maya o ilusión que separa la realidad última de los niveles de conciencia inferiores.


El sonido del silencio


Om es un sonido universal, todos los lenguajes del mundo contienen las letras A, U y M. En su esencia no es un sonido creado por el golpe o fricción de dos cosas, simplemente está, fluye de forma natural y penetra a todos los niveles del ser, resonando espontáneamente en el corazón.


Todos los sonidos surgen del Om, por eso cualquier sonido puede ser usado en un recorrido de vuelta hacia el sonido primordial, hacia la experimentación de la vibración misma del universo. Los mantras en la India son creados y utilizados con este fin. El monje budista Ajahn Amaro nos dice "si escuchas cuidadosamente los sonidos alrededor de ti, podrás escuchar un sonido continuo, con alto tono interno, como un ruido blanco de fondo. Es un sonido que no tiene principio ni fin". Es el Om, el sonido del silencio, el vacío, el todo.