Buscar

El yoga es unión

Actualizado: 11 de mar de 2018

Cualquier actividad que fusione cuerpo, mente y espíritu es yoga. La práctica de asanas es el método más extendido en Occidente, pero no es el único.


La palabra "yoga" proviene del sánscrito y significa unión, de donde se derivan otros términos actuales como yugo o conjunto. Practicar asanas es yoga, pero también cantar, bailar, pasear, coser, escalar una montaña o barrer el piso, cualquier actividad que nos ancle al presente y reúna en un trinomio cuerpo, mente y espíritu, que disuelva el pequeño yo individual en el yo universal o que conecte el alma con la divinidad, lo que vienen a ser tres formas de definir lo mismo.


La escucha activa y consciente del sonido y del silencio también es yoga, es fundirse con lo que es y con lo que somos, es reconocerse en el aquí y ahora, el único instante real. Es sentirse pleno/a y en paz a través de una vía sencilla y exenta de esfuerzo, lo cual no siempre quiere decir fácil, pues exige el compromiso y la voluntad de ser y estar.


Yoga como principio vital


Lo que convierte a una actividad en yoga no es la acción en sí misma, si no la actitud con la que la llevamos a cabo. Cualquier tarea es potencialmente un puente hacia ese estado de unidad si nos permitimos ejecutarla con toda nuestra atención y consciencia. En ese momento nos ubicamos más allá del tiempo y del espacio, en la pura realidad, eterna e infinita.


Podemos practicar asanas de manera mecánica y casual y no sería más que ejercicio físico, del mismo modo que podemos elevar cualquier labor cotidiana a yoga si la realizamos plenamente conscientes e inmersos en ella.


Hacer yoga o estar en unidad con todo, en definitiva, es una disposición ante la vida, es saberse uno/a en su lugar, con nada que hacer, ningún sitio a dónde ir, y confiar en que todo está bien, siempre.